Relato de pareja: Como nos iniciamos en el mundo Swinger

Inicio / Mundo Swinger / Relato de pareja: Como nos iniciamos en el mundo Swinger
Relato de pareja: Como nos iniciamos en el mundo Swinger

Relato de pareja: Como nos iniciamos en el mundo Swinger

Jésica y Raúl nos cuentan como ella y su marido , después de 7 años de relación, deciden dar el paso e iniciarse en el mundo swinger.

Después de haber fantaseado con un trío o un intercambio infinidad de veces, un día, deciden que tenían que tenían que hacerlo realidad, pero poco a poco, así que un día acordaron ir a un local swinger, con la condición de no acostarse con nadie, solo mirar y ver como es ese mundillo liberal.

Finalmente, un día por la tarde que andaban un poco cachondos, se conectaron al ordenador y se pusieron a leer relatos eróticos y ver algunos videos porno en el sillón del salón, Después de 2 horas, ella ya no podían más, necesitaba correrse, se bajo los pantalones de su pijama, abrió las piernas pero… Raúl la sorprendió con un “no cariño, si hoy quieres correrte tenemos que ir a un local swingers “. Lo vi tan decidido y ella estaba tan cachonda, que le siguió el juego, aunque para ser sinceros, ella no estaba tan decidida. Eran las 10 de la noche y Raúl encendió de nuevo el ordenador buscando un local Swinger.

Después de un rato se decidieron por uno y se fueron. Al llegar al club se pidieron unas copas en la barra y dieron vueltas por el local. Nada mas entrar, había una zona para charlar con sillones, al fondo, había un cuarto oscuro donde la gente se metía mano, también había una zona de camas más reservada y una zona oscura. Después de varias vueltas, pasaron la noche haciendo de voayeurs , entre cachondos y nerviosos. Sobre las 5 de la mañana regresaron a casa con una sensación rara. Durante varios estuvieron visitando ese y otros locales, cada día se iban desinhibiendo más y empezando a perder miedos. Hasta que llegó el día.

Era un sábado como otro cualquiera, entraron al local swinger y dieron una copa. Dieron una vuelta y entramos a una habitación semi-oscura dónde empezaron a besarse y manosearse. Rodeados de gente, muy cerca unos de otros, Raúl introdujo su mano bajo la falda de ella y apartó sus pequeñas braguitas de encaje blancas, las cuales estaban muy húmedas. Todo comenzó con una suave masturbación, pero al poco tiempo ella sentió como otra mano rozaba su trasero. Giró ligeramente la cabeza y era una pareja muy parecida físicamente a ellos, de unos 25 o 30 años. Ella rubia teñida media melena y unos bonitos pechos y buen tipo, vestía un conjunto ceñido, el cual permitía descubrir sus pechos con facilidad y una falda corta, parecida al de ella . El era moreno fuerte y atractivo. Él le comía los pechos a su pareja e intentaba meter su mano bajo la falda de ella mientras se excitaba cada vez más. Ella dudaba si acercarme más a él y facilitarle el trabajo, cuando de repente observó la mano de Raúl bajo la falda de ella, la cual cruzó una mirada conmigo, ¡¡Que calentón!! Se acercó a él, posó su mano en su trasero y la deslizó por este hasta que sus dedos llegaron a su sexo coincidiendo con la mano de Raúl, el cual se retiró y dejo paso a nuestro nuevo amigo para concentrarse en masturbar a la atractiva pareja de este. ¡¡Por fin dimos el paso!!

De repente su nuevo amigo introdujo dos dedos en la vagina de Jésia, dejó de comerle los pechos a su pareja, se giró sobre ella y la besó introduciéndole la lengua de forma salvaje. Con una mano se follaba a Jésica y con la otra sobaba sus pechos. Ella desabrochó su pantalón como pudo, buscaba su miembro con ansiedad. Estaba durísimo. Comenzó a masturbarlo de una forma frenética. Le hizo ver que quería comérsela y entonces paró de masturbarme e introdujo su pene en su boca. La chupaba con ganas y a los pocos segundos abrió los ojos y se dió cuenta que la rubia estaba haciéndole una felación a su pareja Raúl junto a ella, rozando su pierna con la de ella. De repente sintió como apoyaba su mano sobre su muslo y comenzaba a acariciar su sexo. Fue una sensación excitante y extraña para Jésica ya que no era lesbiana pero las caricias de esa mujer la excitaron de tal forma que estiró su brazo y comenzó a manosearle los pechos. Luego pudo ver como José le entregaba un preservativo a su nuevo amigo, al cual Jésica continuaba haciéndole una frenética felación. A continuación su amigo levantó a Jésica y apoyándola contra la pared mientras se colocaba el condón levanto una de sus piernas, apartó sus bragas y se la metió hasta el fondo follándola contra la pared.

Al cabo de un rato Jésica seguía siendo follada y notó como una mano que no era de su amante acariciaba su trasero como podía hasta que llegó hasta su ano y comenzó a acariciarlo con un dedo, el cual ayudado por sus flujos vaginales, fue introduciéndose lentamente. Estaba siendo follada de pie por un hombre que no era su marido, mientras otro penetraba su culo con el dedo a la vez. Creyó perder el conocimiento del placer y la excitación. Giró su cabeza para saber quién era cuando noto su dedo indice en su ano comenzando a moverlo arriba y abajo, mientras el pene de su otro compañero continuaba follándosela. Así estuvieron un rato hasta que finalmente el chico que se la follaba terminó corriéndose dentro de Jésica y mirándola fijamente sacó el pene de su vagina. El otro amigo que aún no había retirado su dedo de mi ano se gira frente a mi y copiando la postura de su antecesor , aparta sus húmedas bragas de nuevo y empieza a penetrarla hasta el fondo mientras continua moviendo su dedo dentro de su culo. Jésica no puede parar, necesita correrse. Él sigue follándosela con fuerza hasta que ella se corre. Jésica grita como nunca mientras agarra el culo y la cabeza de ese chico que se estaba follando. Rápidamente él saca su pene de su vagina, está apunto de correrse, pone a Jésica de rodillas la cuál comienza a chuparle el sexo, y el termina corriéndose sobre su cara. Terminó de limpiarse y puedo ver a Raúl follando con otra.

Cuando terminan los dos nos vamos y cuando llegamos a casa, follamos como nunca antes lo hicimos. Que noche…

Dejar un comentario

Tu dirección de email no será publicada

EnglishFrenchGermanItalianPortugueseRussianSpanish